Ideas para desechar: quiero tener más fans en Facebook.

Si tienes o gestionas una marca seguramente has entrado o al menos has pensado en entrar al mundo de las redes sociales. Aún cuando pertenezcas al importante número de marcas que están en Facebook solo porque “hay que estar” (en otro momento hablaremos cuándo vale la pena estar en Facebook – porque no siempre vale la pena-), debes saber que la rapidísima historia de las redes sociales hoy te obliga a tirar a la basura varias ideas con las que pudo iniciar tu vida en las redes: tener muchos fans en Facebook, es la primera de ellas.

“Todos queremos tener muchos amigos”, me dijo alguna vez un cliente, intentando explicar sus intenciones en redes sociales. No, le respondí, yo prefiero tener pocos pero muy buenos amigos, no quiero tener mi agenda llena de números telefónicos de personas con las que no puedo tener una conversación divertida o inteligente, no me interesa.

Así funcionan hoy los algoritmos de redes sociales. El creciente número de impactos publicitarios que recibe un usuario (3 mil al día, en promedio… ¡3 mil marcas intentando venderme algo cada día!) obliga a quienes diseñan la arquitectura de lo que consumimos a través de redes sociales o internet (Facebook y Google, por ejemplo) nos cuiden de formas cada vez más celosas y nos acerquen a páginas, usuarios y contenidos que aporten un verdadero valor a nuestro paso por ahí, al final de cuentas, Mark quiere que estemos avanzando hacia abajo en la pantalla siempre un poco más, un poco más, un poco más… (hasta que han pasado muchos minutos pegados al muro).

Hoy las marcas deben estar buscando seguidores que se enganchen realmente con sus contenidos (para eso hay que trabajar duro en crear tales contenidos), amigos que deseen conversar, jugar y divertirse con su marca. ¿Y si no son muchos?, yo diría que no importa, si son buenos y reales fans.

¿Cómo puedo tener más amigos? Hay dos vías: siendo un excelente conversador y ganándote fama de buena compañía para que más gente quiera estar cerca de ti o haciendo fiestas con harta comida y bebida a las que va mucha gente porque “a la gorra no hay quien le corra”. En Facebook funciona igual: la inversión publicitaria para ganar seguidores funciona y a través de montos bastante accesibles puedes hacer crecer el número de seguidores en un tiempo bastante favorable, sin embargo, si esos nuevos amigos no llegaron de forma natural, es decir, por un interés legítimo en tus contenidos, es muy poco prabable que se sumen a las filas de los usuarios que realmente están involucrados en tu página; entonces la matemática entra en juego: los niveles de interacción de tu página se miden por número de usuarios participando (comentando, reaccionando, compartiendo o abriendo contenidos) sobre el total de participantes, por lo que si tu número de interacciones no crece, pero el número global de seguidores sí, el resultado de nivel de interacción será cada vez menor y, por lo tanto, te estarás dando un balazo en el pie, ya que entre más bajo sea tu nivel de interacción, tu Edge Rank (el algoritmo de Facebook) bajará y tus publicaciones serán mostradas a menos gente, básicamente, Facebook asumirá que tus publicaciones son poco atractivas, ya que cada vez las ve un menor porcentaje del total de tus seguidores.

Así que la próxima vez que pongas manos a la obra de tu página de facebook piensa en cómo ganar verdaderos fans a través de un buen contenido, una dinámica atractiva, un momento divertido. Una cosa es clara: los seguidores se compran, los fans se ganan.

Conversemos en Twitter: @dyanatorress

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × tres =