Innovación con tantito limón y sal

Por Ricardo Escobar

Si algo me queda claro es que todos tenemos conceptos muy diferentes de lo que es la innovación, pero por un momento te pido que le quitemos el significado a esta palabra y realicemos esta lectura con la mente en blanco. 

Empecemos desde cero con ejemplos basados en algo que se conoce como: “Pensar como principiante”.

Nuestro ejemplo, por llamarlo así, es Miguel. Él acaba de empezar a construir muebles en la carpintería de su padre. Sin embargo, un día tuvo una idea extraordinaria que no sabía cómo llevar a cabo. Así que se abocó a descubrir qué herramienta hacía qué, una por una, hasta que aprendió cuál era el método adecuado para ejecutar su proyecto.

Tiempo después, Miguel se dio cuenta que podía hacer el mismo trabajo de manera más rápida si utilizaba otra herramienta y así redujo su tiempo de fabricación en casi una hora por pieza. 

Y así continuó, descubriendo nuevas herramientas y procesos que le llevaron a construir muebles totalmente nuevos en tiempo record.

¿Cuál es la lección de esto? Miguel no contaba con los conocimientos necesarios para hacer sus muebles rápidamente y sólo logró hacerlo con la experimentación. 

¿Por qué? Porque era un principiante. Tuvo que aprender paso a paso lo que hacía cada cosa para comprender el ambiente en el que estaba y solo así logró innovar sus procesos dentro de la carpintería. 

  • ¡Oye! Y esto… ¿Cómo aplica conmigo y mi empresa?, preguntarás.

Nosotros tenemos equipos especializados para cada cosa dentro de nuestra agencia y/o empresa. A veces nuestro trabajo parece ser tan rutinario porque sabemos cómo hacer las cosas y qué funciona, pero esa llega a ser la principal falla de nuestro trabajo.

Si tan aficionados somos de la innovación, debemos de ser los primeros y poner el ejemplo de lo que es ésta. Debemos pensar como principiantes. Si desde un principio sabes lo que debes hacer y cómo van a acabar las cosas, ya empezaste mal. Lo más probable es que te resulte aburrido y ni siquiera le des el respeto que se merece lo que estás haciendo.

Los principiantes son especialistas de la abstracción y de ver las cosas de manera general, ver the bigger picture, descubrir áreas de oportunidad donde antes nadie las veía. Cada camino nos puede traer grandes resultados y aprendizajes a nosotros como profesionistas y a nuestra empresa también.

Atrévete a descubrir nuevas soluciones, atrévete a salir de la caja donde se encuentra lo que crees que sabías y permítete romper todos esos esquemas.

Deja de ser un experto, piensa como un principiante y regresa a innovar como antes lo hacías. Si sólo sigues el manual de pasos de alguien para lograr innovar, nunca lo harás realmente.

Cuéntanos aquí abajo cómo te fue. 

¡Hasta la siguiente entrada!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =