Las fake news y el marketing digital

Por Bety Balderas, Content Manager en Grupo Punto.

Dentro del proceso de la toma de decisiones en la vida diaria, la información recibida es clave para la comparación de opciones y la generación de una actitud crítica. Las decisiones tomadas incluyen las que tienen que ver con el consumo de bienes y servicios.


¿Qué pasa cuando la información que lleva a un usuario a tomar una decisión de compra, es obstaculizada? 

Actualmente, las barreras de la comunicación se vuelven menos físicas y cada vez más, son causadas por una sobrecarga de información. De la gran cantidad de datos que se puede encontrar en medios tradicionales y especialmente medios digitales un importante flujo son ‘fake news’.

Se le conoce como ‘fake news’, al contenido proporcionado que es enteramente falso, a la manipulación de los datos  y a la muestra de la verdad de una forma parcial, todo esto con el fin de obtener un resultado, que puede ser el incremento de audiencias, de ventas y la desinformación sobre un hecho para la manipulación.

Este fenómeno, que siempre ha existido, pone en peligro la credibilidad de los que se ven afectados directamente por la noticia falsa, que puede ser una marca o una institución, ya sea por obstruir el flujo de información con un contenido que no se puede verificar o porque los datos presentados son falsos.

Los expertos en comunicación afirman que el 34% de los casos en los que una fake news afecta el contenido de una marca ésta sufre una baja en las ventas y hasta un 17% pone en peligro la firma de contratos.

Afectan al público que consume y cree ese contenido; que ha dejado de tomar un medicamento porque leyó en un pseudo estudio de Facebook, que no votó por el candidato que le parecía mejor por noticias que circularon difamandolo o exponiendo cosas personales.

¿Qué pasa cuando el usuario se deja influenciar por ese contenido falso?

Partimos de la primicia de que las organizaciones debemos transmitir confianza a los usuarios, pero ésta se ve comprometida cuando una noticia falsa pone en duda la información compartida. Ocasionando así pérdidas en ganancias, leeds o socios, peor aún, cuando la marca se convierte en un generador de fake news.

No se puede evitar, en esta etapa de post verdad, que los usuarios recurren a contenidos que favorezcan sus formas de pensar y se adapten a sus contextos; pero es en ese nadar contra corriente, que la creación de contenido de valor con información verificable y que se adapte a las necesidades de nuestro usuario sea parte de la solución.

El contenido puede ser detectado como fake por el usuario desde la calidad en la presentación de éste:

  • Ortografía, los errores llevan a la desconfianza.
  • Estilo y tono, en lugar de un contenido sensacionalista optar por uno honesto, que esté en correspondencia con el título o los objetivos planteados.
  • Vigencia, todo se renueva y también la información, es por eso que debe permanecer actualizada.

A un nivel más profundo, la verificación por parte del usuario implica un interés en el contenido, para darle peso es necesario incluir la fuente de la cual obtuvimos la información, que debe ser: vigente, pertinente y en correspondencia con el contenido generado.

Con información de Meca 2.0, Puro Marketing, CastleBerry Media

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =