La clase creativa: el nacimiento de una nueva clase social

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Por Diana Torres, CEO de Grupo Punto.

La división marxista de clases sociales en función de dueños de medios de producción y trabajadores de los mismos está en evolución. Hoy crece una generación que aporta valor a la economía global, se convierte en el nuevo motor del crecimiento económico y se rehúsa a poseer bienes: la clase creativa

Entender a esta naciente “clase social” es clave para dibujar un futuro que integre a estos individuos a sociedades más inteligentes y prósperas en la era del conocimiento. Hoy, la creatividad es el recurso económico definitivo y debemos comprenderla más allá de los estereotipos clásicos anclados al arte, el diseño y la estética. La creatividad hoy sostiene economías enteras a partir de entenderse como la capacidad individual y colectiva de pensar y generar nuevas y más eficientes formas de hacer y producir valor. El trabajo de esta clase creativa está generando grandes beneficios económicos en sectores otrora operativos o estandarizados como la industria, la medicina, la administración o la educación. 

A inicios del siglo XX, menos del 10% de los empleos en Estados Unidos (la economía más fuerte del planeta) se valoraban en función de su aporte creativo; para el 2020, se calcula que al menos la mitad del ingreso laboral en economías urbanas será producto de trabajo anclado a la creatividad. De ahí que el mayor reto que hoy tiene la competitividad económica es atraer, cultivar y movilizar talento humano con capacidad creativa. 

Este sector se configura hoy como una nueva clase social a partir de que comparten rasgos de identidad cultural, patrones y niveles de consumo y procesos de producción. La clase creativa tiene un potencial de generar rentabilidad infinitamente mayor al de la producción tradicional, ya que sus insumos son materialmente mínimos y su capital de trabajo, si bien es muy valioso, resulta ser poco costoso: ideas, talento para identificar y resolver problemas, capacidad para procesar información y visión global suelen ser hoy los activos más importantes en la atracción de talento para cualquier sector. 

Trabajos anclados a la generación de valor creativo por encima del esfuerzo físico o material son la presea más buscada por esta nueva clase social. Sin embargo, el mayor reto en esta carrera creativa sigue siendo la integración de los más desfavorecidos a los carriles de competitividad; mientras no seamos capaces de garantizar pisos mínimos de oportunidades educativas, la brecha entre quienes pueden acceder a la formación que dota del talento creativo y quienes aún no pueden hacerlo, será aún mayor: los ingresos generados a partir de la creatividad se separarán cada día más de aquellos cuyo valor está en el trabajo físico y eso, en el mediano plazo, nos dejará sociedades más fragmentadas, ciudades menos integradas y realidades más hostiles. 

Quienes hoy somos parte de una generación de valor creativo estamos obligados a sumar en la construcción de sociedades más horizontales, menos egoístas y con un futuro más prometedor. ¿Cómo vamos con eso?

Dialoguemos en redes sociales: 

IG: @dyanatorress

Diana Torres

Diana Torres

Leave a Replay

Acerca de Punto.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Entradas recientes

Síguenos

Quién es Diana Torres

Regístrate a nuestro newsletter

Acepto recibir correos de Punto. y sus socios.