El virus que le puso la corona al MKT Digital

Por Ricardo Escobar, Content Manager en Grupo Punto.

Si la mitad de este año se pudiera resumir en una palabra, esta palabra sería: cambios. ¿Qué ha cambiado? Prácticamente todo. Los lugares donde un día bailamos ahora están cerrados, las cafeterías donde compartimos las mejores ideas no pueden operar y el simple hecho de reunirnos no será concebido de la misma manera de ahora en adelante. 

Esto también trajo repercusiones en el mundo de la publicidad, la comunicación y el marketing: los espectaculares que cubrían nuestra ciudad siguen mostrando anuncios pero ya no los vemos, los anuncios luminosos en los semáforos ya no ciegan a la misma cantidad de personas y los mupis están tristes al ver las calles menos transitadas.

Por otro lado, el marketing digital se ha visto como el más beneficiado en esta situación presentando un crecimiento como nunca antes. Te dejamos aquí una serie de puntos para que te des una idea de la magnitud de la situación. 

1) El MKT digital se volvió la única opción de muchas marcas para llegar a su público.
No hace mucho las marcas ocupaban espacios en la calle, la radio, los cines y otros medios offline; ahora estamos en casa todo el tiempo y lo único que vemos son nuestro teléfono, la computadora y la televisión. Estar en redes sociales pasó de ser una opción a una obligación. Esto nos lleva a nuestro siguiente punto…

2) Marca que no está en el mundo digital, marca que no existe: Si alguien que necesite tu servicio no te puede encontrar en redes sociales o en Google, lamento decirte que tu empresa no existe en lo absoluto. No importa si llevas operando 83 años o dos días. Si no estás en la web, no existes. 
Esta realidad puede lastimar específicamente a quienes romantizan la publicidad y la comunicación como un arte, pero es importante recordar que el arte se puede hacer donde sea. Recuerda siempre esta máxima: adaptarse o morir.

3) Todas las estrategias deben de estar orientadas a obtener resultados claros.
Los objetivos dieron un cambio total, un giro de 180°. Antes nos interesaba tener lonas y espectaculares por la ciudad con la espera de que alguien visitara nuestro local. Ahora lo que necesitamos son estrategias de contenido para alimentar nuestro canal de YouTube, a fin de atraer clientes a nuestro negocio.

Tenemos que entender que los tiempos de la publicidad tradicional quedaron atrás y que es necesario estar dos pasos adelante de nuestros competidores. Imagínate encontrarte un mapa del tesoro en una isla desierta, pero a la mitad del mapa te deja de marcar el camino al motín… ¿Qué crees? Ocurre lo mismo con una estrategia sin objetivos.

4) Menos es más: Calidad sobre cantidad. No se trata de trabajar mucho, sino de ser inteligente al trabajar.
¿Esperabas algo más? Pasa al siguiente punto.

5) Recordemos las clases de biología: No gana el más fuerte, gana el que mejor se adapta.
En Grupo Punto nos sentimos muy orgullosos de haber perfeccionado el trabajo remoto desde antes de la cuarentena. Esto quiere decir que todos los golpes fuertes ya los vivimos.

Puede ser que tu empresa apenas vaya a implementar esta modalidad y está excelente, de hecho nos alegra que lo hagas porque aparte de reducir costos también estás salvando vidas. Puedes consultar nuestras redes sociales, en las que encontrarás contenido valioso sobre cómo implementar de mejor manera el trabajo remoto en tu empresa (y también cómo no hacerlo).

No se trata de tu cartera de clientes o de la magnitud de los servicios que ofreces, se trata de la calidad de estos servicios y de qué tanto estás ayudado de tus clientes.

6) El alcance orgánico es cosa del pasado.
Las plataformas digitales nos mal acostumbraron a que, si nuestro contenido era bueno, podíamos llegar a cientos de miles de personas sin pagar un peso pero, todo esto quedó atrás. Ahora, como en los medios tradicionales, si no pagamos nuestro contenido no llegará a la misma cantidad de personas que antes lo hacía.

Entonces tu infografía bonita y preciosa no sirve de nada si no le pones 10 pesitos de pauta al día (porque es lo mínimo que acepta Facebook para sus pautas de awareness). 

Cuéntanos: ¿es este el 2020 que tenías pensado?, ¿qué otros cambios has notado a raíz de la pandemia? Nos encantará leerte.

¡Hasta la próxima!

La clase creativa: el nacimiento de una nueva clase social.

Por Diana Torres, CEO de Grupo Punto.

La división marxista de clases sociales en función de dueños de medios de producción y trabajadores de los mismos está en evolución. Hoy crece una generación que aporta valor a la economía global, se convierte en el nuevo motor del crecimiento económico y se rehúsa a poseer bienes: la clase creativa

Entender a esta naciente “clase social” es clave para dibujar un futuro que integre a estos individuos a sociedades más inteligentes y prósperas en la era del conocimiento. Hoy, la creatividad es el recurso económico definitivo y debemos comprenderla más allá de los estereotipos clásicos anclados al arte, el diseño y la estética. La creatividad hoy sostiene economías enteras a partir de entenderse como la capacidad individual y colectiva de pensar y generar nuevas y más eficientes formas de hacer y producir valor. El trabajo de esta clase creativa está generando grandes beneficios económicos en sectores otrora operativos o estandarizados como la industria, la medicina, la administración o la educación. 

A inicios del siglo XX, menos del 10% de los empleos en Estados Unidos (la economía más fuerte del planeta) se valoraban en función de su aporte creativo; para el 2020, se calcula que al menos la mitad del ingreso laboral en economías urbanas será producto de trabajo anclado a la creatividad. De ahí que el mayor reto que hoy tiene la competitividad económica es atraer, cultivar y movilizar talento humano con capacidad creativa. 

Este sector se configura hoy como una nueva clase social a partir de que comparten rasgos de identidad cultural, patrones y niveles de consumo y procesos de producción. La clase creativa tiene un potencial de generar rentabilidad infinitamente mayor al de la producción tradicional, ya que sus insumos son materialmente mínimos y su capital de trabajo, si bien es muy valioso, resulta ser poco costoso: ideas, talento para identificar y resolver problemas, capacidad para procesar información y visión global suelen ser hoy los activos más importantes en la atracción de talento para cualquier sector. 

Trabajos anclados a la generación de valor creativo por encima del esfuerzo físico o material son la presea más buscada por esta nueva clase social. Sin embargo, el mayor reto en esta carrera creativa sigue siendo la integración de los más desfavorecidos a los carriles de competitividad; mientras no seamos capaces de garantizar pisos mínimos de oportunidades educativas, la brecha entre quienes pueden acceder a la formación que dota del talento creativo y quienes aún no pueden hacerlo, será aún mayor: los ingresos generados a partir de la creatividad se separarán cada día más de aquellos cuyo valor está en el trabajo físico y eso, en el mediano plazo, nos dejará sociedades más fragmentadas, ciudades menos integradas y realidades más hostiles. 

Quienes hoy somos parte de una generación de valor creativo estamos obligados a sumar en la construcción de sociedades más horizontales, menos egoístas y con un futuro más prometedor. ¿Cómo vamos con eso?

Dialoguemos en redes sociales: 

IG: @dyanatorress

Los retos que nos impone la Generación Z, ¿quién se va a animar?

Por Diana Torres, CEO en Grupo Punto.

La primera generación 100% nativa digital está llegando a la adultez. Esos jóvenes nacidos con el milenio dejaron de ser solo parte de la teoría para convertirse en mis – nuestros- colegas, clientes y proveedores; su particular, digital y global forma de ver el mundo está poniendo a temblar a las marcas que se aferran a una única forma de hacer las cosas. ¿Qué tienen para enseñarnos?

Recientemente la plataforma de streaming Spotify publicó un estudio realizado en 8 países a jóvenes para comprender, a través de métodos cuanti y cualitativos, así como de la data generada por su consumo musical, cómo se relacionan y qué esperan de las marcas la generación Z y Millennials:

  • Valentía.
  • La generación Z tiene “una obsesión cultural con la política”, dice el estudio. Para los más jóvenes, todos sus pequeños y grandes actos están cargados de un mensaje ideológico: su comida, su ropa, su música, sus estudios… en todo le están diciendo al mundo cuál es su posición y eso esperan de las marcas. Los participantes en el estudio dijeron que prefieren marcas que enarbolen causas sociales, especialmente igualdad y protección del medio ambiente. El 73% de ellos espera que las marcas sean valientes y se expresen política e ideológicamente; hoy la corrección política no es callar, sino manifestarse. La última campaña de Nike con una clara agenda política de equidad, ganadora hace unas semanas del León de Oro en Cannes es muestra de ello. 
  • Identidad global. Hoy los más jóvenes encuentran micro comunidades al rededor del mundo. La típica segmentación que las marcas aprendieron a hacer identificando mercados por edad, género, zona geográfica o nivel socio económico no funcionan más en un mercado digital globalizado. Por ejemplo, el género músical K-Pop (de origen coreano) ha tenido un crecimiento inimaginable y hoy es uno de los 10 géneros más reproducidos en Spotify por jóvenes de todo el mundo. Habrá marcas que se enfoquen en ese nicho sin importar cuántos años tienen, dónde viven o qué religión profesan, lo que identifica a esa comunidad es su gusto por el K-Pop. Y esa misma historia se puede replicar a cuantos nichos las marcas quieran encontrar: madres que trabajan desde casa, jóvenes que coleccionan jerseys deportivos o emprendedores que viajan por el mundo. Todos están ahí, esperando a marcas que entiendan su forma de vida y les aporten valor. 
  • Estética. En su mundo hiper saturado de mensajes, los usuarios de menor edad están encontrando en el lenguaje visual una forma de identificarse. Hoy los colores, las formas o los íconos son parte de la construcción de identidad con las marcas y de sus comunidades. Los usuarios aspiran a verse como el perfil de Instagram de sus referencias y eso está obligando a las marcas a adoptar un estilo estético en toda su comunicación.
  • Transparentes. La nostalgia, introspección y vulnerabilidad están de moda entre los más jóvenes. 69% de los participantes en el estudio le piden a las marcas que transmitan mensajes de apoyo y crecimiento personal. Después del boom positivista y rebelde de los hipsters de inicio de milenio donde “todo va a estar bien”, la generación Z ha aprendido a valorar su vulnerabilidad y mostrarla en aras de generar una comunidad de apoyo; no se creen más las facetas perfectas y se identifican con personas y marcas que se muestran de forma transparente. Muchas marcas no podrán con esto, la zona de confort noventera generada por los lugares comunes de “los mejores” será muy difícil de abandonar.
  • Auditivas. El audio regresó. El podcast regresó. El sonido nos acompaña siempre. Este segmento se identifica auditivamente con marcas que les generan experiencias capaces de acompañarlos en su día a día. El 61% de los jóvenes estudiados por Spotify se dice saturado visualmente y encuentra en el audio un escape, además de que, dicen, les permite conocer a las personas de forma más cercana. El 78% tiene audífonos y los usa diariamente, ¿estarán las marcas pensando en hablarles por ese medio?

Son muchas las preguntas que las marcas nos hacemos frente a este mercado y solo una idea tengo clara: el camino es ir hacia ellos, no intentar que ellos vengan a nosotros . ¿Están dispuestos?

Internet en México: avances, rezagos y curiosidades.

Por Arturo G. González, Director Adjunto en Grupo Punto.

En menos de 10 años, México ha duplicado el número de usuarios de internet al pasar de 40.6 por ciento en 2011 a 82.7 por ciento en 2018.

En contraste, la conexión lenta y los altos costos siguen siendo las principales barreras de acceso a la web, de acuerdo con el 15° estudio sobre los hábitos de internet en México 2019, publicado en días pasados y elaborado por la Asociación de Internet Mx.

A pesar de los obstáculos, la penetración de internet es alta en México y alcanza al 71 por ciento de la población mayor de 6 años, lo cual nos coloca al nivel de países desarrollados.

¿Quién consume internet en México?

Para hacer un perfil del usuario de internet en México, debemos considerar los siguientes datos:

La proporción de mujeres y hombres corresponde a la de la población:

51 % contra 49 %

El grueso de los usuarios (68 por ciento) está en el nivel socioeconómico medio:

14 % alto

32 % medio alto

36 % medio bajo

18 % bajo

Los que más usan internet son los jóvenes de 18 a 34 años, que suman 40 por ciento del total.

No obstante, el grupo de mayor crecimiento es el de 45 años en adelante, que alcanza ya el 20 por ciento.

En cuanto a distribución geográfica, resulta natural que la región Centro Sur ocupe el primer lugar con 25 por ciento de los usuarios, ya que ahí se concentra la mayor parte de la población mexicana.

Hablemos de las barreras

Llama la atención que en México internet haya avanzado tanto si tomamos en cuenta los problemas que aún prevalecen.

Las principales barreras tienen que ver con cuestiones técnicas y económicas:

58 % dice tener una conexión muy lenta en su zona o poca oferta.

40 % dice enfrentar costos elevados por el servicio.

31 % dice padecer problemas técnicos de la compañía.

Todos estos factores tienen incidencia en la baja productividad del uso de internet en México.

¿Y los hábitos?

Aquí hay otros datos muy interesantes.

Contrario a lo que muchos pensarían, casi 7 de cada 10 usuarios de internet están conectados durante todo el día.

No obstante, el medio día (de 12 a 2 pm) sigue siendo el horario de mayor conexión, con un 90 por ciento de los usuarios conectados a esa hora.

Ahora bien, ¿cuánto tiempo pasan los mexicanos conectados a internet?

8.20 horas al día en promedio, es decir, prácticamente una jornada laboral.

¿En dónde se conectan?

8 de cada 10 lo hace desde su casa…

ya sea porque tiene una conexión WIFI contratada (47 % de los usuarios totales)

o porque tenga un plan de datos contratado (39 %)

Ojo… sólo el 18 % se conecta a un WIFI público, lo cual habla de por qué la mayoría percibe el alto costo como un problema, aunque de cualquier forma se paga. ¿Será que internet ya es un artículo de primera necesidad para los mexicanos? Seguramente.

La gran penetración que ha tenido internet en México sin duda está vinculada a la proliferación de los smartphones:

Siete de cada 10 usuarios cuenta con un teléfono inteligente.

Y 9 de cada 10 se conecta a través de él.

Sin embargo, la conexión a través de video juegos y aparatos electrónicos (como la TV) está creciendo considerablemente.

Internet cada vez está en más espacios de la casa.

Pero, ¿para qué usan internet los mexicanos?

82 % para acceder a sus redes sociales.

78 % para mensajes y llamadas.

77 % para correo electrónico.

76 % para buscar información.

Entre muchas otras actividades.

Y ya que hablamos de redes, ¿cuáles son las más usadas?

En el primer lugar no hay sorpresas:

99 % Facebook.

93 % Whatsapp.

82 % YouTube.

Y ya más abajo todas las demás, de las cuales destacan Instagram (63 %), que se mantiene, y Twitter (39 %), que sigue cayendo.

En promedio, cada usuario mexicano de internet maneja 5 redes sociales.

El estudio se elaboró sobre la base de una encuesta levantada en abril de 2019 con una muestra de 1,968 entrevistas de un universo de la población de usuarios de internet en México, con un nivel de confiabilidad de 95.5 %.

Los resultados completos del estudio se pueden descargar en:  https://www.asociaciondeinternet.mx/es/component/remository/Habitos-de-Internet/13-Estudio-sobre-los-Habitos-de-

¿Qué es el big data y por qué es tan importante para tu empresa?

Aunque el término lo explica por sí solo, esto no es simplemente más información. Va más allá. Habla de un gran volumen de datos que son tanto estructurados como no estructurados y que saturan a los negocios todos los días. Lo que importa es qué se hace con todo esto, ya que si no se maneja adecuadamente, puede resultar en un arma de doble filo.

 

Con el big data se pueden hacer decisiones estratégicas que impliquen cambios sustanciales en la idea de una empresa. La información muestra la tendencia de los usuarios, sin embargo, el procesamiento de esta data es de tal complejidad que resulta complicado su análisis y gestión.

 

¿De dónde sale tanta información?

 

Lo que distingue al big data se agrupa en las cinco V: Volumen, Velocidad, Variedad, Veracidad y Valor. A su vez, estas palabras describen también el problema que tienen las empresas para gestionar esta data, puesto que por distintas causas como la mala gestión por software, pueden significar en tiempo perdido y no tener un valor significativo.

 

Esta información se obtiene fundamentalmente por internet, ya sea de redes móviles o domésticas. Pero con el auge del Internet de las Cosas (IoT) ahora existe una cantidad ridícula de datos, que claro, se pueden utilizar para obtener respuestas más completas. Otras fuentes de big data son también son los datos sectoriales recopilados por empresas especializadas y los datos experimentales.

 

De igual forma, sus datos pueden ser:

  1. Tipos de datos no estructurados: documentos, vídeos, audios, etc.
  2. Tipos de datos semi-estructurados: software, hojas de cálculo, informes.
  3. Tipos de datos estructurados

 

Se estima que actualmente únicamente el  20% de información es estructurada, y de continuar esta tendencia, la calidad de los datos se puede ver seriamente amenazada.

 

Netflix: mejorando la experiencia de usuario

 

Un caso de éxito de manejo de big data es esta plataforma de streaming. Los datos que almacenan van desde el tiempo que pasamos buscando en una categoría, hasta cuántos capítulos continuos llevamos de nuestra serie favorita. Eso, aunado a la selección de perfiles que la plataforma implementó recientemente, permite mostrar contenido sugerido atinado. Conocen lo que te gusta y lo que no, qué día prefieres ver películas y cuándo series.

 

Es por ello que no todo el catálogo de Netflix está al alcance si no se “desbloquea”. Y no es que restrinjan cierto material, claro que se puede acceder si se busca por el título, sólo que desde la navegación no aparecerán determinadas categorías. La apuesta de Netflix ya no es la cantidad, sino la calidad. El público y la reputación ya la tienen. Ahora pretenden que tu experiencia al entrar a la página o aplicación sea mejor.

 

Aplicación en la mercadotecnia

 

Está claro que el futuro en el manejo de datos va encaminado hacia el big data. Ello permite enderezar el rumbo cuando se pierde, conocer el comportamiento real de tus usuarios (no lo que ellos responden en las encuestas) para mejorar su experiencia a través de, por ejemplo, aprendizaje automático por inteligencia artificial e innovar con investigaciones y estudios para ofrecer nuevos o mejores productos y servicios.

 

Sin embargo, para llegar ahí, el big data deberá superar un desafío gigantesco para que no baste sólo con el almacenamiento de los datos, sino la adecuada gestión con una arquitectura de datos unificada.

4 temas para sentir que estás preparado para 2019

Diana Torres, CEO en Grupo Punto.

 

¿Soy la única que siente que cada año llega más rápido? Recién terminamos de adaptarnos a una plataforma, a nuevas realidades y ya está su versión 2.0 disponible, aún no termino de asimilar la charla de Andy Mc Afee del MIT sobre inteligencia artificial que escuché en 2017 ¡y ya tengo que comenzar a aprender a hablar con un robot hogareño como Alexa!

 

Comparto 5 temas que me parecen fundamentales para estar a tono con 2019, así como mis recomendaciones de lectura para poder decidir mejor en tiempos de cambio instalado.

 

1.- Transformación digital, una idea que debe instalarse en toda mente de negocio este año. Un concepto que dejó de ser relativo a tecnología, web o realidad virtual para convertirse en un nuevo chip que se está instalando en todos los procesos de negocio y toma de decisiones. La transformación digital es una nueva forma de comprender los negocios centrados en el usuario y su experiencia (ojo, incluso considerando a los colaboradores como uno de tus usuarios). Hace unos meses escuché a David Rogers en INC Mty, luego lo leí y me parece  es una lectura obligada para este año.

 

2.- ¡Llegó la Gen Z a la oficina! La Generación Z, los chicos nacidos con el inicio del milenio de los que venimos hablando hace tiempo sorprendidos por su consumo digital han llegado a su mayoría de edad y hoy son parte del mercado laboral más grande en la historia reciente. Nativos digitales, autodidactas (70% de ellos asegura que YouTube es su primera fuente de aprendizaje, según Think by Google) y sumamente comprometidos con causas como el medio ambiente y temas sociales (género, migración, pobreza, etc) nos darán grandes lecciones sobre su compromiso al trabajo y su responsabilidad. Contrario a la generación anterior, los Millenials, la Gen Z desea  – y lo hace muy bien- hacer trabajo colaborativo, presencial y privilegiando el contacto físico con sus colegas. Aquí leer a Seth Godin sigue siendo un obligado.

 

3.- La inteligencia artificial ha dejado de estar solo en las revistas de tecnología y es parte ya de todos nuestros procesos. Alexa, Siri y Google Home viven ya entre nosotros y, en el caso de México, solo a la espera del despliegue masivo del 5G que permita conectar  cientos de dispositivos por hogar. Mientras tanto, en términos de marketing, la compra de espacios publicitarios de forma “inteligente” a través de plataformas de publicidad programática será clave para optimizar nuestros presupuestos publicitarios. Hay que leer a Andres Oppenheimer para dimensionar lo cerca que están ya de nosotros estas realidades.

 

4.- ¡Todo en vertical! Seguramente esta Navidad llamó su atención un nuevo formato de videos que comenzaron a invadir Spotify: videos producidos en vertical. Pues sí, la concepción visual cambia de forma drástica al video y foto vertical que se adapte mejor a pantallas móviles. Así como la industria de la música ha comenzado, es posible que comencemos a escuchar de propuestas cinematográficas o mediáticas en video vertical y ¡por fin! aprovechar toda la pantalla del teléfono móvil, nuestra principal ventana a contenidos.

 

La información es cada vez más, pero no hay forma de estar en ella que compartiendo ideas. Si quieres ser parte de nuestra comunidad y estar en constante comunicación, suscríbete aquí. ¡Feliz, divertido y productivo 2019!